Tablero Fenólico Alsina

El tablero contrachapado de Alsina está fabricado íntegramente con madera de abedul siguiendo los más estrictos controles de calidad. Su estructura está compuesta por unas chapas de abedul encoladas entre sí y protegido en las caras externas con el recubrimiento de film fenólico. El conjunto final ofrece una superficie encofrante estable, limpia y resistente para nuestros sistemas de encofrado.

  • Fabricado 100 % con chapa de abedul, madera frondosa, muy estable y resistente.
  • La relación entre el peso y la resistencia del tablero es muy equilibrada frente a otras superficies como la chapa metálica y además permite clavar y renovar el forro cuantas veces sea necesario.
  • El interior del tablero está construido mediante chapas de abedul que superpuestas de manera que alternan la dirección de la fibra.
  • Las chapas de abedul están unidas (encoladas) con cola fenólica, que tiene la propiedad de ser resistente al agua, lo que impide la entrada de humedad en el tablero.
    Algunos de los tableros contrachapados tienen un sistema constructivo especial, con las tres primeras chapas de cada cara colocadas en sentido longitudinal, ofreciendo mayor resistencia a la flexión.
  • El acabado de la superficie fenólica se realiza con film fenólico de papel Kraft de 220 grs/m2 por las dos caras que, dándole un acabado brillante, permite ofrecer una calidad de acabado visto al hormigón.
  • El sellado perimetral del tablero evita la entrada de humedad por los cantos.
Reciclable

Para la fabricación del contrachapado fenólico aprovechamos las características de la madera como materia prima renovable, biodegradable, reciclable y que no contamina el medio ambiente. La madera de abedul, de la cual se obtienen las chapas que conforman el tablero contrachapado fenólico, procede de bosques con explotación controlada.

Resistente

Está formado por una serie de capas de madera contrapuestas entre sí, encoladas y prensadas. Este tipo de fabricación permite que el tablero fenólico sea resistente, ligero y quede aislado de la humedad. Según el espesor del tablero aumentan el número de capas internas que lo conforman.

Rentable

El tablero fenólico, a diferencia de la chapa metálica, no se abolla, no se oxida, no deja marcas en el hormigón y ofrece un excelente acabado de hormigón visto. Dependiendo del trato en la obra por parte de los operarios, se puede aumentar considerablemente el número de puestas en obra y con esto aumentar su rentabilidad.

Descargas

Consulte nuestros catálogos y manuales técnicos en el apartado de descargas.

obras singulares

Simple Share Buttons