ALSINA, PROTAGONISTA EN LA VANGUARDIA COMO REFERENCIA DE EXITOSA INTERNACIONALIZACIÓN

 En Corporativo, General

Encofrados Alsina ha aparecido recientemente en un artículo de La Vanguardia dedicado a la internacionalización de las empresas españolas y las claves del éxito en su su proceso de internalización.

En el artículo se recalca la idea de que, si bien las empresas españolas antes de la crisis salían al exterior por vocación y durante la crisis por necesidad, en la actualidad las empresas que no se adapten a la globalización que ha impulsado la revolución tecnológica será difícil que sobrevivan. En él se recogen las opiniones sobre el proceso de internacionalización de personas como Joan Tristany, Director General en AMEC (Asociación de las empresas industriales internacionalizadas), Juan Tugores, catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona, Eduardo Currás de Don Pablos, Subdirector general y Director de Banca Empresas de Banco Sabadell, o el mismo Jaume Alsina, Adjunto al CEO de Encofrados J. Alsina.

Así, Tristany recalca que las empresas se benefician de exportar tanto en época de recesión como de expansión, y es por esta razón que desde su asociación se ha impulsado un plan para que las empresas vendan al exterior de forma regular, pues según él esa es la mejor manera de estar preparados para afrontar las dificultades que se puedan producir en el futuro.

Por otro lado, Juan Tugores, advierte que “la experiencia nos ha demostrado que para sobrevivir en un mundo tan competitivo como el que vivimos hay que ser eficiente y las empresas que han salido fuera han pasado do un filtro y han demostrado que lo son”.

Según Eduardo Currás, “hemos observado que, durante la gran crisis, las empresas que tenían clara vocación de internacionalización han salido reforzadas, cosa que no ha sucedido con el resto”.

Por su parte Jaume Alsina sostiene que para salir fuera hay que ser un poco audaz y tener fuerza para dar el salto: “Los jóvenes, que tienen un punto de inconsciencia son capaces de tener un sueño y luchar por él, como demuestran las start­ up, mientras que las personas mayores son más conservadoras. Ahora bien, esto no tiene que inducirnos a pensar que exportar es cosa de los recién llegados a la empresa. Muy al contrario, los proyectos más complejos, como instalarse y vender fuera, deben abordarlos los más capacitados de la empresa”.

Para Alsina, lo más importante al iniciar un proyecto de tal envergadura es tener mucha paciencia, pues muchos de los planes trazados con anterioridad no se desarrollan de la manera esperada y por eso es necesario saber interpretar correctamente al mercado y reaccionar en consecuencia.

“Para nosotros es fundamental escuchar al cliente cuando vamos a otro país. La información que nos proporciona es de una calidad brutal. Por esta razón, las multinacionales de bolsillo como la nuestra tenemos que tener muy en cuenta el efecto cultural del lugar donde nos instalamos, comprender bien lo que quieren nuestros clientes y conocer los usos y costumbres para implantar nuestra marca de una forma distinta a la que hemos utilizado en nuestro propio país”. En este sentido, argumenta el desarrollo tecnológico está muy bien, pero “no se puede perder la capacidad comercial porque la empatía es fundamental para que un proyecto salga adelante. El equilibrio entre la tecnología y la empatía es la clave para que las cosas se desarrollen adecuadamente”.

Actualmente Alsina opera en 18 países, entre los cuales se encuentran EEUU, Filipinas, India, Emiratos Árabes Unidos, Marruecos, Italia, Polonia, Rumania, Chile, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay. En total, la empresa suma 33 centros repartidos por todo el mundo, en los que emplea a 700 personas, y participa en más de 3.500 obras al año.

Para más información acerca de Alsina contacte con nosotros.

 

 

Entradas Recomendadas

Start typing and press Enter to search

informative conferenceAlsina in the Spanish Chamber of Commerce of Uruguay